lunes, 20 de diciembre de 2010

DIFERENCIA ENTRE DENUNCIA Y QUERELLA

La querella es el acto por el que una persona pone en conocimiento del órgano jurisdiccional competente la realización de un hecho que pudiera constituir una infracción penal y, además, manifiesta su voluntad de ejercitar la acción penal contra los responsables del mismo. Pueden ser objeto de querella tanto los delitos públicos, como los semiprivados o los privados.

En el caso de las infracciones penales públicas, la querella puede ser presentada por la persona ofendida directamente por los hechos, constituyéndose en una parte que recibe el nombre de acusador particular, o por cualquier ciudadano español (no extranjero), pasando a ser una parte que se denomina acusador popular. En estos casos, independientemente de estos acusadores, el Fiscal sigue ejercitando la acción penal.

Si las infracciones penales son semipúblicas o semiprivadas, sólo puede presentar la querella el ofendido por el delito o su representante, constituyéndose en una parte llamada acusador particular. A partir de entonces, el Fiscal pasa a ejercer la acusación.

Las diferencias entre la denuncia y la querella son las siguientes:

- Por su contenido, la denuncia es únicamente una comunicación de unos hechos presuntamente delictivos, mientras que la querella es además una declaración de voluntad de ejercicio directo de la acción penal.

- Por sus efectos, el denunciante no es parte en el proceso, mientras que el querellante sí se constituye en parte acusadora.

- Por su naturaleza, la denuncia tiene una naturaleza mixta, ya que en los delitos públicos es un deber, y en los delitos semiprivados es un derecho. En cambio, la querella siempre es un derecho, nunca un deber. La denuncia nunca necesita ser presentada acudiendo a un Abogado y a un Procurador; es gratuita. La querella, en cambio, exige ser firmada por un Abogado y presentada por un Procurador, con poder lo que, siempre produce un gasto económico.

En cuanto al órgano receptor, se debe señalar que la denuncia puede presentarse, indistintamente, en el Juzgado, en la Fiscalía o en la Policía, no así la querella, que sólo puede presentarse en el único Tribunal o Juzgado que resulte competente para ese proceso concreto. En cuanto a la forma, la denuncia puede ser verbal o escrita, mientras que la querella es siempre escrita.

Y por último, en cuanto a los requisitos, a la denuncia jamás se le exige el acompañamiento de una fianza, mientras que en la querella siempre cabe la posibilidad que el juez exija un depósito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada